El teatro puede ayudar de muchas maneras a las personas, y en especial a los más pequeños. Por eso, en la actividad de teatro trabajamos con ellos ejercicios de lo más variado con los que conseguirán, desde aumentar su concentración y su
capacidad de escucha hasta la pérdida de vergüenza a la hora de relacionarse con sus compañeros o la de mejorar su capacidad de memorización.
Se trata de que, aparte de que los pequeños se lo pasen bien, puedan utilizar los ejercicios y juegos realizados en el aula a la hora de enfrentarse a su día a día. De tal modo que, si un niño tiene dificultades para expresarse o es tímido, pueda trabajar en un ambiente en el que se sienta cómodo a través de juegos (de este modo no le hacemos sentir fuera del grupo, ya que en el aula todos estaremos en igualdad de condiciones y todos trabajaremos con todos).
Así mismo el teatro puede ayudar a los niños a desenvolverse durante la etapa más importante de su vida. Las fases de la infancia y la adolescencia son las edades de la inocencia, las edades en las que comienzan a desenvolverse sus miedos y al mismo tiempo empiezan a aparecer sus primeras ambiciones. Sus emociones están a flor de piel, y pueden llevarles a adoptar actitudes que no se corresponden con como son habitualmente. Además los hábitos que comienzan a coger en estas edades son vitales, ya que van a marcar el inicio de su personalidad.
En esta época es fácil encontrarse con numerosos casos de acoso escolar, también conocido como bullying. Este tipo de comportamientos en la mayor parte de los casos van acompañados de inseguridades y miedos. Las personas que abusan del

poder del acoso se encuentran casi siempre con un conflicto interno. El miedo a ser rechazados y juzgados por los demás o mismo el simple hecho de no gustarse a si mismos, los lleva a adoptar comportamientos y actitudes inapropiadas cara otros
niños que pueden considerar rivales; pero que en ningún caso es así.
Lo que se pretende con esta actividad es que los niños expresen sus emociones y sus miedos más profundos a través de conocer el teatro y sus variantes y de experimentar y crear a través del juego. Que afronten el teatro como una actividad
en grupo en el que puedan llegar a trabajar con cada uno de sus compañeros de aula, dejando a un lado los prejuicios y viendo a cada compañero como una pieza clave y fundamental para trabajar.
Se trabajará desde el comienzo de la actividad para que cada grupo tenga una evolución positiva llegando a un resultado final que bien puede ser una pequeña representación o clase abierta para los padres, o bien la misma evolución de los
alumnos a veces ya es de por si un muy buen resultado final.
Las sesiones les ayudarán en gran medida a liberar sus frustraciones y a expresarse libremente en las creaciones colectivas del aula. La actividad está orientada en gran medida a enseñar a los pequeños a comunicarse entre ellos, a concentrarse con facilidad, a estimular su creatividad y a explorar el mundo de las emociones a través del cuerpo.